La miel… ese dulce placer

Congrio con almejas y langostinos

En el día a día nos encontramos con personas que levantan filias y fobias (Mourinho, Berlusconi, Rubalcaba, la familia real británica…); con lugares del mundo paradisíacos para unos y horripilantes para otros (las Islas Maldivas, Peñíscola, la Patagonia o Marina d’Or); y con alimentos considerados por algunos como un manjar de los dioses y por otros como productos incomibles (el queso, la remolacha, las filloas de sangre o las ancas de rana). Entre estos últimos se encuentra la miel, un producto natural que hace las delicias de muchos consumidores, al mismo tiempo que pasa sin pena ni gloria delante de otros tantos.